Desarrollo Personal November 02, 2019

4 sugerencias para gestionar las amistades en el trabajo

¿Está haciendo un esfuerzo por tener un trabajo con sentido y por mejorar su posición? ¿Piensa que con eso sería más feliz? Si la respuesta es positiva, es posible que esté infravalorando algo esencial: la importancia de las relaciones en el entorno laboral. En un reciente artículo en la revista HBR, un grupo de 160 personas de distintos sectores y puestos de responsabilidad fueron entrevistadas para saber qué aspectos influían en la satisfacción laboral. El estudio reveló algo interesante: “Las personas con un trabajo rutinario o exigente tienen la misma probabilidad de sentirse satisfechas y realizadas que las que desempeñan trabajos divertidos o inspiradores, siempre que inviertan en relaciones que provoquen una satisfacción y creen un sentido y una motivación”. Otro estudio llevado a cabo por Gallup también respalda esta conclusión que vincula las amistades en el trabajo con una mayor satisfacción de los empleados.

Relaciones: esta es la palabra mágica. En una época en que la motivación viene dada tanto por nuestra carrera profesional como por nuestro bienestar, cultivar relaciones saludables en el trabajo es más importante que nunca. Sin embargo, las relaciones laborales y las amistades en la oficina no siempre van de la mano; pueden ser complicadas y plantear retos específicos que no aparecen en las interacciones privadas. En último término, pueden hasta fracasar.

Así pues, ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de desarrollar y gestionar las relaciones en el ámbito laboral?

1. Elija a sus amigos con sensatez

No tiene por qué llevarse bien con todo el mundo en la oficina para salir beneficiado. No todo el mundo es la persona adecuada para cultivar una amistad. Preste atención a las señales de alerta en personas con actitudes y comportamientos que demuestren falta de honestidad o se aprovechen de la gente. Aunque hacer amigos en el ámbito laboral parezca sencillo (después de todo, pasamos juntos mucho tiempo), no es un entorno propicio para consolidar conexiones duraderas. En última instancia se puede producir un conflicto de intereses con sus compañeros de trabajo y usted se verá en la necesidad de hacer valer su opinión, una opinión que puede discrepar del resto. Por eso debe prestar atención y respirar hondo antes de traspasar la línea entre la corrección con los compañeros de trabajo y el hecho de convertirse en mejores amigos. En general, es más sencillo hacer amistad con personas que se parecen a nosotros. Además, tendemos a estar más influidos por aquellas personas a las que percibimos como parecidas a nosotros. Cuando tratamos de conectar con compañeros de trabajo con los que tenemos muchas diferencias, es posible que estas conexiones desaparezcan con rapidez. Por eso debe actuar con realismo si desarrolla y mantiene amistades en el ámbito del trabajo.

2. Actúe siempre con profesionalidad

Contar con un sistema de apoyo cercano con su compañero de trabajo está bien, pero debe evitar hacer favoritismos o pasar demasiado tiempo de cháchara. Es necesario reconocer el momento en que su interacción con un amigo del trabajo se convierte en una distracción que, al final, es un obstáculo para hacer bien su trabajo. Asimismo, tenga cuidado si esta amistad en el trabajo le impide expresar sus opiniones con franqueza por si teme ofender a su amigo, o si su amistad impide que otros compañeros de trabajo establezcan una relación con usted, o viceversa.

También es importante ahorrar a sus amistades los detalles de sus evaluaciones de desempeño; además, ponga límites a dar información sobre asuntos de índole personal que podrían provocarle problemas en el trabajo. Acercarse demasiado a un amigo en el ámbito del trabajo puede provocar que esta persona acabe sabiendo más cosas sobre usted de las que debería. No es necesario que comparta con su amigo de la oficina sus secretos más inconfesables ni sus objetivos a largo plazo. Si piensa que alguien es su amigo y después resulta que eso no es así, lamentará haber depositado su confianza en él. Por eso, mantener una distancia profesional puede resultarle útil.

3. Amigos en el trabajo como único círculo social

Si la cultura corporativa de su empresa pone el foco en las personas y fomenta el desarrollo de relaciones cercanas, puede que tenga la sensación de que quienes mejor le entienden son precisamente sus compañeros de trabajo. Para usted son como “familia” porque interactúan en el mismo entorno de trabajo. Y, de hecho, sus familiares y amigos fuera del ámbito laboral no siempre entienden los entresijos de su trabajo. Sin embargo, al igual que necesitamos relacionarnos fuera del ámbito familiar, necesitamos tener amigos fuera del trabajo. Los amigos que tenga fuera del entorno de trabajo se preocupan por usted y le ayudan a tener los pies en la tierra. También le dirán si parece que el trabajo le está afectando negativamente.

4. Cambiar la dinámica de poder

La dinámica de una amistad en el ámbito laboral se transforma cuando entra en juego la posibilidad de una promoción. Cuando, de repente, su amigo del trabajo se convierte en su mánager, pasará por distintas fases emocionales y será difícil afrontar la nueva situación sin que los celos hagan acto de presencia. Sin embargo, debe analizar de qué manera la promoción de su amigo podría beneficiarle en su trabajo diario. Recuerde cuáles eran sus conversaciones y sus anhelos de cambio cuando eran compañeros de trabajo. Ahora que su compañero ocupa un puesto de mayor poder, es posible que esté en condiciones de introducir algún cambio.

Si ha sido usted a quien han promocionado, y ahora debe supervisar el trabajo de su amigo y de antiguos compañeros, no tendrá más remedio que ajustar sus comportamientos y sus interacciones para no empañar su nuevo cargo de responsabilidad. Debe evitar dar la sensación de dar ventaja a determinadas personas, de crear una situación de favoritismos o de aprobar comportamientos incorrectos. Usted es consciente de que unas relaciones demasiado cercanas pueden dañar su credibilidad. Por lo tanto, reúnase con los integrantes de su nuevo equipo y trace con claridad las líneas maestras de su nuevo cargo y sus nuevas responsabilidades. Esto permitirá, automáticamente, establecer una serie de límites. Entra dentro de lo posible que se transformen algunas de sus amistades en la oficina. Algunas personas se replegarán y darán un paso atrás. Es posible también que las conversaciones cambien de tono y que deje de recibir invitaciones para tomar algo después del trabajo. Compense la posible sensación de aislamiento desarrollando nuevas relaciones con otros managers o conociendo a alguien nuevo de su industria cada semana.

Las amistades en el ámbito laboral no solo hacen más agradable nuestro trabajo diario; también son un elemento saludable e integral de nuestro éxito y nuestro bienestar. Si es consciente de la dinámica social de cada entorno laboral y de la necesidad de poner algunos límites, tanto los empleados como las organizaciones se beneficiarán de una cultura empresarial que fomenta el desarrollo de relaciones personales.

Señales de alerta a la hora de profundizar en las conexiones en el ámbito del trabajo:

• Si ha compartido información en confianza y al poco tiempo lo sabe todo el mundo en la oficina

• Si su compañero de trabajo minimiza sus logros y no parece demostrar (mucho) interés en su éxito

• Si su compañero de trabajo muestra un comportamiento muy territorial con su departamento, se siente amenazado con facilidad y no muestra disponibilidad al debate y a las opiniones

• Si su compañero de trabajo es tóxico, tiene una actitud muy negativa o se queja constantemente

 

To be happier invest more in your relationships
Why office friendships can feel so awkward

 

De Susanne Barth, Publications Manager, Krauthammer


Tenemos ganas de escucharle.

Si tiene alguna duda acerca de un servicio específico de Krauthammer, le pondremos en contacto con la persona que le podrá responder.