Desarrollo Personal June 20, 2018

¿Cómo puede combatir la falta de motivación en su trabajo?

Cómo recobrar la ilusión

¿Qué hacer cuando uno odia su trabajo?

De Susanne Barth, Publications Manager 

¿Ha alcanzado algún logro real hoy en el trabajo? No lo parece. Así que se ha ido a casa con una sensación de frustración e insatisfacción. La mañana siguiente no es que empiece mucho mejor. Lo único que quiere es aislarse de todo y quedarse en casa. Y esa sensación hace ya tiempo que dura. Está atrapado en un agujero motivacional, aunque le vaya razonablemente bien en el trabajo y le guste su empresa. Pues bien, ha llegado el momento de combatir esa sensación. De lo contrario, se convertirá en una carga para su bienestar y su rendimiento.

Así pues, ¿cómo puede motivarse y recobrar la ilusión? Estos son algunos consejos que pueden ayudarle:

1. Reinvéntese a través del mundo exterior

Cuando pierde la motivación sin que exista una razón aparente, una de las cosas que pueden ser útiles es examinar su vida fuera del trabajo. ¿Prácticamente no tiene vida? ¿Se ha mimetizado usted en el trabajo? Esta situación es bastante habitual, pero llega un momento en que ya no nos satisface y el trabajo empieza a parecernos rutinario y aburrido. Empiece por acumular nuevas energías fuera del trabajo. Una actividad nueva le dará ánimos renovados y una perspectiva más sana. ¡Haga algo que siempre haya querido hacer! Pruebe con un nuevo pasatiempo, apúntese a esa clase o practique ese deporte que siempre le ilusionó. La energía que reciba transformará su percepción y le ayudará a valorar de nuevo su trabajo.

2. Alinee el trabajo con sus próximos objetivos

¿Su trabajo se ha convertido en algo rutinario? ¿Ha perdido de vista sus próximos objetivos de crecimiento y la relación entre estos objetivos y su trabajo? Piense en sus próximos deseos en su vida laboral y de qué manera su función en la empresa le prepara para la consecución de esos objetivos. ¿Debería poner más énfasis en su formación? ¿Necesita aprender y practicar una nueva habilidad?

Piense también de qué modo puede beneficiarse de los conocimientos que ya existen en su organización. Una idea: pida a un compañero de trabajo que le ayude a practicar el mentoring inverso con una habilidad que necesite para lograr sus objetivos a largo plazo. Establezca un objetivo de aprendizaje y defina una planificación mensual que le permita absorber y aplicar las habilidades recién adquiridas a su función actual. Profundizar en nuestros conocimientos nos permite dar un impulso notable a nuestra energía.

3. Comparta sus responsabilidades y su experiencia con otras personas

Usted es un experto en su ámbito y lo que hace se le da muy bien. Sin embargo, hay mucha gente en su empresa que no sabe lo que usted está haciendo. Comparta sus conocimientos con otros compañeros o con otros departamentos: eso le permitirá profundizar en sus propios conocimientos y ayudará a otras personas a desarrollar nuevas habilidades.

Cree vídeos de su trabajo: es una buena alternativa. Compártalos con los nuevos empleados. Puede utilizarlos también para las actividades de potenciación de marca de su empresa.

Comparta sus conocimientos y conecte con gente distinta: verá cómo el trabajo se vuelve más agradable.

4. Asuma la función de consultor interno

También puede generar ilusión asumiendo la función de consultoría interna. ¿En qué áreas puede generar mejoras? ¿Puede optimizar algún proceso? Dé un paso atrás e identifique algunos de los problemas fundamentales en torno a su trabajo; a continuación, prepárese para afrontarlos con el visto bueno de su supervisor si es necesario.

5. Anote sus logros en un diario

Si pone todo el foco en lo que no funciona o lo que queda por hacer, lo único que hace es acabar con su energía. Hay una manera de combatir activamente este hábito negativo: escribir sus logros en un diario. Empiece todas las mañanas anotando tres logros conseguidos el día anterior. Eso le servirá como recordatorio de las cosas que ha resuelto. Y eso es exactamente lo que necesita para empezar el día con un mejor estado de ánimo.

6. Cree momentos de felicidad

Otro ejercicio sencillo: escriba una lista de 7 a 10 cosas que le hacen sentir bien. Piense en cómo puede integrar algunas de ellas en su trabajo o de qué manera pueden formar parte de su actividad laboral diaria. Elija lo que quiera: ir en bici al trabajo, un paseo a la hora del almuerzo con un compañero o una breve llamada a un amigo por la tarde. Eso le permitirá disfrutar de algunos momentos de felicidad durante la jornada laboral, y podrá regresar al trabajo con la concentración y la atención necesarias.

7. Valore lo que tiene

Otro truco sencillo consiste en liberarse de la presión de tener el trabajo perfecto. Si abandona sus megaexpectativas y superestándares, tal vez se dé cuenta de que, después de todo, lo que tiene no está nada mal. Asuma un enfoque más pragmático y recuerde que hay muchas personas a las que no les gusta su trabajo, pero que lo hacen con alegría porque les permite llevar una vida plena fuera de él. En definitiva, es una perspectiva reparadora si le damos la importancia justa.

Es normal que el entusiasmo por el trabajo pase por altibajos. Sin embargo, a menudo nos metemos en nuestros propios agujeros motivacionales porque desarrollamos una visión de túnel y soportamos un gran estrés. Dé un paso atrás, piense en todo lo que ha logrado y aplique algunos cambios que cuestionen su manera de pensar habitual: a menudo, esto es suficiente para que el trabajo vuelva a ser más agradable. De todos modos, si una breve etapa de desmotivación se convierte en una etapa muy prolongada, probablemente deba tomar otra clase de medidas.

Tenemos ganas de escucharle.

Si tiene alguna duda acerca de un servicio específico de Krauthammer, le pondremos en contacto con la persona que le podrá responder.