Liderazgo y Gestión October 28, 2019

Cómo liderar con éxito desde el medio

5 retos que deben superar los mandos intermedios

Tom ha sido informado por sus superiores de que tienen previsto adquirir una empresa de la competencia con la finalidad de ampliar su cuota de mercado. Como director de ventas, Tom tendrá la responsabilidad de integrar las operaciones comerciales del antiguo competidor en las operaciones de la organización ampliada. Tom sabe que no resultará fácil combinar dos operaciones comerciales distintas y que la alta dirección no ha tenido en cuenta todos los detalles de este movimiento. Sin embargo, el mayor desafío será de tipo cultural. ¿Cómo podrá integrar con éxito a los nuevos profesionales en su actual equipo de ventas? Y un motivo más de preocupación: Tom puede ser señalado como culpable si no presenta unos números excelentes poco después de la adquisición.

Ser un mando intermedio puede plantear dificultades. Según un estudio, los mandos intermedios tienen más dificultades y su insatisfacción es superior a la de otros niveles de dirección. Entonces, ¿cómo pueden los mandos intermedios mantener el optimismo y seguir desempeñando su trabajo a plena satisfacción? ¿Qué retos se les plantean y cómo pueden afrontarlos?

1. Tener el corazón dividido en direcciones distintas

Uno de los grandes retos consiste en evitar jugar el papel de intermediario entre intereses o prioridades divergentes que puedan existir en la organización. Al contrario: liderar desde el medio consiste en cumplir las exigencias de la alta dirección ofreciendo, al mismo tiempo, los recursos y el soporte que necesitan los equipos bajo su supervisión. En consecuencia, los mandos intermedios deben asumir roles distintos y ser capaces de alternar sus estilos de interacción con compañeros de trabajo en puestos superiores e inferiores. Esta alternancia en la interacción entre distintos niveles de poder puede provocar la sensación de sentirse atrapado entre “distintas partes interesadas con exigencias contrapuestas”.

Cómo superar este desafío:
Como parte de su identidad profesional, resulta útil percibir los distintos roles de un mando intermedio como si fuesen responsabilidades integradas y no contrapuestas. Usted lo puede hacer vinculando sus responsabilidades a la misión corporativa general y reformulando su propia identidad del tipo "a veces soy jefe y a veces un subordinado directo" a otra del tipo "ser un mando intermedio es importante para los resultados de la organización". Recuerde que las identidades se desarrollan a través de la comunicación y las relaciones interpersonales. La percepción que tendrán de usted será el resultado de cómo se presente usted como mando intermedio. Hable de victorias y logros y enorgullézcase de su contribución al éxito de la empresa.

2. Hable claro al poder

Como mando intermedio, usted tiene escasa autoridad a la hora de decidir la estrategia de una organización o un determinado cambio de rumbo. Pese a ello, su responsabilidad es la de mantener su propia motivación y la de su equipo. Asimismo, también es responsable de los resultados finales. Hay días en que puede tener la sensación de estar en medio de dos fuegos.

Cómo superar este desafío:
Invierta tiempo en entender los planteamientos de la dirección, sus objetivos, su proceso de toma de decisiones y su mentalidad. No dude en expresarse. Prepare sus planteamientos antes de las reuniones y las conferencias para poder defender a su equipo, vender sus ideas y, en último término, expresar su opinión sobre la visión y la estrategia generales. Esto le permitirá ganarse el respeto de la alta dirección y el derecho a "hablarle claro al poder". Piense también en sus habilidades comunicativas y en su capacidad de influencia: ¿son lo suficientemente sólidas o debería desarrollarlas más asistiendo a sesiones formativas de liderazgo?

3. Pensar y actuar de manera sistémica

Su junta directiva tiene una serie de prioridades. Los integrantes de su equipo plantean cuestiones urgentes y específicas. Compañeros y grupos de trabajo internos le trasladan cada vez más proyectos. Tiene que asistir a una reunión tras otra. Recibe presiones de todas direcciones, asume cada vez más trabajo y tiene la sensación de estar sobrepasado. ¿Cómo puede navegar a través de estas aguas sin caer rendido por el esfuerzo?

Cómo superar este desafío:
Ponga el foco en la visión global, estudie los patrones en las relaciones, procesos y comportamientos y esté preparado para manejar situaciones de incertidumbre y juegos de compensaciones. Establezca prioridades claras tanto para usted como para su equipo. Ejerza el autocontrol y no deje que los problemas de los demás le hagan perder el foco. Como mando intermedio, deberá aprender a ayudar a otras personas a resolver sus tareas (sin asumir todo el protagonismo) y, al mismo tiempo, a influir en el sistema. Asimismo, es necesario que abandone el deseo de complacer a todo el mundo. Si trata de hacerlo, corre el riesgo de perder su capacidad de influencia.

4. El éxito de su equipo es su propio éxito

Cuando uno ocupa un puesto de mando intermedio, cabe la posibilidad de recibir menos elogios por realizar bien el trabajo que cuando uno debe encargarse de completar sus propios proyectos. Ahora, usted se encuentra en una posición en la que debe manejar una serie de proyectos en áreas muy distintas. Además, buena parte de su tiempo se ocupa en reuniones en las que tiene que promover el intercambio de ideas, dar opiniones y facilitar la capacitación. Así, es difícil irse a casa con la sensación de haber logrado algún objetivo concreto.

Cómo superar este desafío:
Ser mánager consiste en conseguir que su equipo ofrezca unas prestaciones excelentes y en sentirse orgulloso de sus éxitos. Por lo tanto, exprese su satisfacción cuando el equipo tenga valoraciones positivas, ya que las cualidades y los esfuerzos de su liderazgo han allanado el camino para dicho éxito. Además, usted desempeña un papel fundamental a la hora de mantener y fortalecer su motivación y su desarrollo profesional, aspectos que son muy importantes para el éxito de la organización.

5. Desarrolle las habilidades de liderazgo que necesita

Es importante reconocer que las habilidades que le sirvieron como mánager de primer nivel adquieren una importancia relativa en esta fase como mando intermedio. Como mando intermedio, deberá asumir una gran variedad de responsabilidades, así que deberá desarrollar competencias en aspectos como el liderazgo del cambio, la motivación hacia el rendimiento, la capacitación de los empleados, la gestión de las resistencias y la toma de decisiones, entre otras.

Cómo superar este desafío:
Las organizaciones no siempre preparan a los managers de primer nivel para una transición tranquila que les convierta en mandos intermedios. Así pues, actuar con proactividad acerca de su propio desarrollo puede ser una buena estrategia. Piense en las habilidades y en las competencias que puedan faltarle. Pida a la alta dirección que imparta sesiones formativas centradas en los cambios de actitudes y comportamientos que le permitan mejorar la gestión de su día a día. Otra opción es la de realizar sesiones de capacitación individualizadas con un coach empresarial con experiencia en el sector, o pedir a su supervisor directo que desempeñe un papel activo, incrementando paulatinamente sus responsabilidades y sin escatimar en valoraciones sobre lo que va bien y sobre las áreas de mejora.

https://hbr.org/2017/03/why-being-a-middle-manager-is-so-exhausting

https://hbr.org/2013/05/reinventing-middle-management

https://www.krauthammer.com/en/open-programmes

 

De Susanne Barth, Publications Manager, Krauthammer

 

Tenemos ganas de escucharle.

Si tiene alguna duda acerca de un servicio específico de Krauthammer, le pondremos en contacto con la persona que le podrá responder.